28 de julio de 2012

QUIERO












Quiero navegar en el mar de tu cuerpo
que mis labios dibujen tu piel,
sumérgeme en el agua de tus deseos.

Cerrando nuestros ojos para abandonarnos
a sensaciones sobre humanas,
envolviéndonos en pasión insana.

Tus manos desollando mis caderas
enjugando los derrames de nuestros sexos,
tu voz suena a cielo diáfano,
cayendo rendida a tus brazos.

Quiero que me ofrendes tu esencia
luminosa que el ritmo de mi pulso,
dance el germen transparente.

Tus labios buscan mi vientre, juntos tejemos
redes de lascivia y ocurrencias.

Como alfajores de caramelos mis pezones,
tu resistencia derretida sobre mi piel mojada,
negándote a dejarme en la nada.

Como centauro penetras mi gruta, desprendiendo
gritos de placeres tu sudor es el bálsamo que
aguardo, no hay palabras solo silencio y
tocamientos.

Mi lengua te enardece, es un requerimiento para
que mis ansías encamines.

Tus manos me electrizan en todo instante, el
centauro detiene su galope me sojuzga el
deseo se derrama.

Mi vientre ardiente,
tendría por fin tu palpitar, oculto entre mis piernas.








LIBRE











Las sombras se agitan
enardecidas huyen ya no tienen
espacio, con un espíritu vibrando
de extrema alegría.
sigilosos habitaron la casa marchando
en cortejo fúnebre, agobiando el
ambiente retorciendo la existencia,
deteniendo el tiempo, estrujando
el pensamiento.

Alegría, sosiego, anhelos y sueños
habían inmovilizado, amarrados a una
silla y enviados al desván a oscuras y
enmudecidos en tiempo milenario.

A carcajadas el ángel de la muerte una
danza constante conmemoro, en sus
labios disfruto la alegría que sustrajo,
tragándosela y vomitando sus crueles
y mortales hieles y amarguras.

Las plumas blanquísimas de alas astrales
de los sueños, sin aspavientos cortaron
llevándolo al estancamiento, cayendo en
un hondo pozo sin remedio.

Le sustrajeron sin clemencia los ojos al
anhelo, para que no pudiera avanzar con
los sueños.

La tristeza se mofaba por haber atado a la
alegría, la inquietud arrincono al sosiego
gritándole improperios noche y día.

La piedad, se acordó!!
que hacia muchos días sus hermanos
no veía.

Guiada por la divinidad
llego al desván, abriéndoles la puerta y
devolviéndoles la libertad.

Agitadas y asustadas las sombras tenebrosas
huyeron al entrar la luz celestial.


UN AMANECER DE MAYO














Mañana gris
niebla abrazando los árboles,
roció bañando el techo de la ciudad,
ha vomitado el cielo una llama de gas
inundando el andar de la gente en
el boulevard.

Desnudos los lirios con escarcha de roció
imponentes exhiben su ineludible
belleza, frondosos conacastes sus desnudas
ramas reverdecen con la algarabía
mañanera de loras y otras aves.

Ondea el viento la dócil melena de una
hermosa damisela que con delineada
sonrisa saluda el nuevo día,
la linterna de luz amarilla hace
esperar su gloriosa salida.

Un cortejo escolar con sonrisa callada y
paso de gladiador avanza penetrando la
niebla que abraza sus diminutos y frágiles
cuerpos, cargando en sus espaldas el
conocimiento que mañana los llevara
al éxito.

Mustios o alegres los rostros de las almas
van en su mundo tejiendo un mejor futuro,
un perro vagabundo tirita de frió y con
ojos tristes parece pedir cariño.

Una dulce anciana con andar pesado
arrastra sus pasos, con hondos suspiros se
aferra a la vida avanzando en la mojada hierba.

¡Esplendida! Mañana gris
envolvente niebla,
inevitables cánticos de alegría
mi alma grita,
¡corriendo! ¡corriendo! En el boulevard que
me lleva al éxtasis de una inmutable felicidad.










10 de julio de 2012

ROMANCE














En realidad oculta mi espíritu
se embriaga del romance inédito.

Corazones s fugaces vuelan a
furtivas en presencia de muchos,
vibrando en el viento,
suspendiendo el tiempo.

Navegando en corrientes de
aventuras rasgando nieblas
profundas, tras una puerta
oscura del destino trenzando
ilusiones y sueños.

Una verdad escondida, una lágrima
nueva estalla de alegría, cuando tu
alma y la mía se aman sin cuitas.

Gota a gota sangra mi corazón
vertiendo densa pasión, con luz
callada esperando mi amado en
el egoísta silencio de la nada.

Dos inevitables imanes astrales
dos corazones que agonizan al
unísono por acariciarse un instante.

Mi pupila vigila las prismáticas
agujas ansiando la hora de
encontrarnos y amarnos con locura.







SOLEDAD














En silencio me acompaño,
por largos eternos años sin
mediar palabra, mustia se
limitaba a observarme.

Caminaba austera tomada
de mi mano, por días frenética
me abrazaba hasta asfixiarme.

En penumbras hundida en
desesperado llanto con grande
amargura, besaba mi frente
quemándome el alma.

He sorbido sus éxtasis,
muda, absorta, viví sus goces en
suprema locura y espíritu
compungido, la alborada me
sorprendía, con el alma gimiendo.

Le hablaba al viento,
Le preguntaba al firmamento
¿Porque permanece la hiel en mis labios?
¿Por qué mis días son desiertos infernales?
¿Por qué mis noches indeseables?

Y ella no osaba en dejarme,
cerca muy cerca permanecía, en silencio
disfrutaba mi agonía,
imponente señoreaba en mi vida.

Un día en la densa neblina, una diminuta
gota de miel, callo en mis amargos labios.

Inesperadamente la divina providencia se
apiado de mi austera existencia,
echando de mis días mortal compañía.

Soledad, he sorbido tus éxtasis y goces te,
conocí, gracias, porque hoy,
estas lejos de mí.




6 de julio de 2012

TE SIGO AMANDO




Con pies de madreselva
sigo tu aroma que se esparce al viento,
invadiéndome como torrentes de hilos
doradas en la alborada musical.

Me gusta ver brillar tus ojos cual si
fueran diamantes, que iluminan mi
sendero al andar, un signo tuyo busco
en mis pasos delirantes.

En densa espuma he navegado con
abrasador estío, siguiendo la estela
que dejas difuminada, que enamorada
reconstruyo para estar en tu morada.

Hambrienta y sedienta con antigua
paciencia en milenarios silencios
vehemente y sin reparos,
te he seguido amando.

ABRAZAME














En sereno atardecer,
vibro por un sueño
color violeta, que con
leves pausas me desespera.

Cae la noche y ansiosa
espero otra aurora, revienta
el cielo en cientos de estrellas
alumbrando muchas cumbres.

¡Todos me abandonaron!
estoy completamente sola,
cuanta soledad rugiendo en el
alma, arroje a manos llenas
cariño puro.

En mi haber no queda nada, nada
solo voraces desengaños e ilusiones
muertas, dolores y agonías que
atormentan noche y día.

Desde mi ventana veo el firmamento
negro, con sus lumbreras eternas,
con un nudo retenido en mi garganta
me privo y escondo mi honda pena.

Con apariencia de lirio desmayado,
como ave en agonía, una vieja lagrima
escondida en breñales de melancolías.

Con cuitas de amores mi paso avanza,
con el espíritu flagelado,
apesadumbrado, con milenarios
anhelos de un abrazo sincero.

Como cáliz mi corazón recoge el
sufrimiento del dolor ancestral,
¡Ya! ¡ya! En mis horas serenas después
de tanto llorar y rodar, te pido
 por favor, por favor,
abrázame, abrázame de verdad.